¿Viajamos?

Llega el verano… así que las vacaciones están a la vuelta de la esquina.

Y seguro que esta pregunta se te ha pasado por la cabeza alguna vez.

Aunque hacer un viaje en solitario te llama la atención, tomar la decisión de hacerlo es otra cosa y dependerá de varios factores entre ellos:

  • presupuesto
  • disponibilidad de fechas
  • motivaciones 
  • expectativas

Así que por todo esto vamos a hablar un poco de ello en el blog de hoy.

Y a ver si así se despejan un poco las dudas, aquí encontrarás los pros y contras, en caso de que el gusanillo de escaparte te este empezando a molestar.

Para aclarar un poco tus dudas, te contamos las ventajas y desventajas de cada uno, sobre todo si se trata de viajes al extranjero.

Pros y contras de viajar en solitario

Empezamos por mencionar que viajar solo/a es una experiencia fascinante, para aquellas personas con espíritu aventurero que están dispuestas a salir de su círculo de confort.

Tendrás una  independencia absoluta para planificar según tus gustos haciendo todo aquello que te apetezca sin tener que adaptarte a otras personas. Tendrás pleno control de dónde y cuánto tiempo quieres estar.

Si ya cansa movilizar a una o dos personas, ¡imagínate a un grupo grande! Aprovecharás muchísimo más el tiempo y podrás visitar muchas más cosas de las que tenías planificadas y que tu escogeras;)

Y si algo sale mal y las cosas no te salen según lo planeado, no tendrás la presión de haber fastidiado los planes a nadie ni rendir cuentas por ello.

Además, viajar sólo/a te ayudará a ser más receptivo con el entorno y abrirte mucho más a su cultura y costumbres. Déjate guiar por tu instinto de supervivencia, mézclate con la gente local y comparte experiencias con otros viajeros que vayan en solitario como tú.

Probablemente la parte más positiva es que aumentará de manera considerable tu confianza y autoestima. Al final del viaje sabrás si eres capaz de enfrentarte a los contratiempos por tu propia cuenta.

Pero no todo va a ser fácil ¿verdad? ¡Aquí llegan los contras!

Uno de los aspectos más negativos de viajar sólo es el tema económico. Lo mires por donde lo mires las vacaciones te saldrán mucho más caras. Restaurantes, transporte, hoteles, comida…. Normalmente los descuentos y ofertas que puedas encontrar están destinadas a grupos.

Si eres una persona que tiende a aburrirse con facilidad, este tipo de experiencia no es para ti. Al principio puede que lo lleves bien, pero al no tener compañía, si es un viaje largo se te acabará haciendo pesado ya que tendrás muchos momentos de soledad.

Por último, pero lo más importante, ve siempre con precaución y evita cualquier situación que consideres peligrosa. Ante cualquier peligro no tendrás a nadie de confianza que te ayude o eche una mano.

Viajando en solitario

Ventajas y desventajas de viajar acompañado

En pareja, con amigos, con la familia… viajar acompañado puede resultar una experiencia súper gratificante y divertida, siempre y cuando elijas muy bien a las personas con las que hacerlo.

Lo que en el punto anterior eran desventajas, aquí se convierten en ventajas.

Por un lado está el tema económico. Viajando con más gente dispondrás de un mayor presupuesto para hacer actividades o excursiones porque ahorrarás tanto en alojamiento, como en comida y transporte.

Si estáis en el extranjero y no os defendéis del todo con el idioma, seguro que entre unos y otros os haréis entender. Dispondrás de las habilidades de tus compañeros en beneficio mutuo.

Tener a alguien a tu lado te hará sentir más seguro y reducirá tu nivel de estrés. No tendrás que estar todo el tiempo en estado de alerta ante posibles peligros.

Aunque en algunos momentos necesites tu propio espacio, un compañero de viaje siempre está genial para compartir las anécdotas, impresiones y aventuras que se den durante el mismo. Estrecharéis lazos y os conoceréis mejor.

Pondrás a prueba tu capacidad de convivencia. Además de que crecerá vuestra complicidad, os ayudará a saber compartir, a tener paciencia, dejar atrás los individualismos y conocer más los gustos del resto. Vuestra relación afectiva volverá fortalecida.

Entre las desventajas cabe mencionar que organizar un viaje para varios no es tarea fácil. Siempre surgirán conflictos a la hora de tomar cualquier decisión con opiniones para todos los gustos.

Si eres de los que piensa que “el tiempo es oro”, olvídate de ello. Perderás un tiempo precioso en movilizar a la gente sobre todo a primera hora de la mañana con las duchas y los desayunos. Si además les cuesta madrugar, activa tu “Modo Zen” y que no cunda el pánico.

Viajes en grupo

¿Y bien? ¿De qué equipo eres? ¿En grupo o solitario?

Te gusta el artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter
Share on linkedin
Share on Linkdin
Share on pinterest
Share on Pinterest

Deja un comentario